Masaje Chino Tui Na.

03 octubre de 2012 por

Las técnicas manuales de masaje tienen en China una antigüedad de más de 2000 años, heredero de esta tradición consolidada en el An Mo (técnicas más antiguas de tratamiento manual), ha llegado hasta nuestros días el Tui Na, un método de masaje que utiliza principalmente la teoría médica china del sistema de vasos y colaterales (Jing-Luo) como orientación terapéutica básica. A través de la aplicación del masaje con sus diferentes técnicas de manipulación, se pretende conseguir una mejor y más equilibrada circulación de Qi a través de nuestro organismo.

Tui Na significa literalmente “empujar y agarrar” y como su propio

nombre indica este tipo de masaje se sirve principalmente de los efectos que sobre el

cuerpo tienen las distintas combinaciones del empuje (diferentes tipos de presiones) y el agarre (amasamientos). Destaca la precisa utilización de las manos, antebrazos codos e incluso rodillas, para aplicar un repertorio de más de 50 técnicas básicas sobre los tejidos blandos, prestando especial atención a los músculos y sistema tendinoso, aunque el terapeuta experimentado se servirá también de las presiones sobre los nodos (puntos de acupuntura) para reforzar el efecto terapéutico del masaje e influir sobre los órganos internos, regulando la cantidad de Qiy sangre que llega a cada uno de ellos.

Dentro del Tui Na se estudian diferentes recursos que enfatizan en aspectos particulares de sus principios generales, así el sistema de “pinza rodada” (Nuo Fa) centra en el tratamiento de las alteraciones específicas del tejido blando periarticular, por lo que resulta especialmente eficaz en los problemas musculares y de las articulaciones. Por su parte las técnicas de “presión digital” (Dian Xue) se especializan en las técnicas de digitopuntura para el tratamiento de las enfermedades de los órganos internos y finalmente, las “movilizaciones y manipulaciones” (Zhen Gu Ke) se utilizan para conseguir una congruencia músculo-esquelética y una correcta funcionalidad articular.

En una sesión típica de masaje chino Tui Na el terapeuta indagará sobre los problemas específicos del paciente y examinará su cuerpo para poder tener una idea clara de cuales son las técnicas y protocolos de tratamiento más eficaces y seguros en cada caso particular. Una de las características distintivas de este tipo de masaje es que no necesariamente utiliza medios deslizantes por lo cual, el paciente puede recibir su tratamiento vistiendo una ropa cómoda, ligera, preferentemente sin bolsillos, y sin remaches o elementos metálicos que puedan resultar molestos para el paciente durante la aplicación de las diferentes técnicas. En los casos en los que el terapeuta lo considere necesario, el paciente descubrirá una determinada zona corporal para aplicar medios auxiliares como la moxibustión, aceites esenciales, geles medicamentosos o compresas herbales. Generalmente la aplicación de aceites o linimentos suele hacerse hacia el final de la sesión de masaje, que es cuando el cuerpo presenta un incremento de la circulación sanguínea local y es por tanto más receptivo a los medios de aplicación tópica. Aunque no hay ningún inconveniente si el paciente prefiere recibir el masaje directamente sobre la piel.

El masaje puede realizarse tanto sobre camilla convencional como sobre el suelo, aunque en este caso, además de disponer de los elementos necesarios, tales como una buena colchoneta de masaje que sea suficientemente amplia para albergar al paciente y al terapeuta, deberán dominarse las técnicas de trabajo en el suelo para poder asegurar los máximos beneficios para el paciente y las mínimas lesiones para quien está trabajando.

Una sesión de Tui Na puede durar entre 30 y 60 minutos dependiendo de los objetivos del tratamiento y las condiciones del paciente, en todo caso al finalizar una sesión de masaje general el paciente se sentirá aliviado de sus dolencias, relajado pero no adormilado, renovado, dispuesto para enfrentarse a los desafíos de la vida diaria.

El Tui Na se está popularizando cada vez más entre los terapeutas profesionales como una valiosísima extensión de los métodos de masaje occidentales, ya que sus técnicas permiten tanto el tratamiento global del cuerpo entendido como un “todo”, como la focalización en problemas específicos, partiendo siempre de una exploración detallada de las condiciones actuales del paciente, que hace la técnica aplicada deba adaptarse a la situación siempre cambiante del paciente. Este tipo de masaje y la teoría médica sobre la que se asienta, permite al terapeuta, no solo acceder aun amplio abanico de posibilidades de tratamiento, sino que también le ofrece la posibilidad de valorar al inicio de cada nueva sesión la condición del paciente, con lo que se consigue un adecuado seguimiento de la evolución y de la elección de los medios y técnicas a emplear.

Achilles Tendon

Anterior:

Tendinitis o Tendinosis?

shutterstock_40657912

Siguiente:

El ambiente ideal para un centro de masaje

También te puede interesar

Escribe un nuevo comentario