Estas navidades cuida tus manos

12 diciembre de 2012 por

Hola a todos,

En este post de hoy vamos a hacer especial hincapié en cuidar de nuestras manos, porque son nuestro sustento y nuestra forma de vida. Ahora en vacaciones es cuando disponemos de un poco más de tiempo para nosotros mismos, así que es el momento ideal para mimarnos un poquito y cuidar nuestra herramienta de trabajo principal ¡Nosotros mismos!

Por este motivo, desde la EUESPA, hemos preparado un pequeño protocolo para todos los profesionales que deseen cuidarse y conservar sus manos bellas y sanas durante mucho tiempo.

Este tratamiento es para que nos lo apliquemos nosotros mismos, con calma, ya sea desde nuestra propia cabina de masaje o cómodamente desde la tranquilidad de nuestro hogar.

Consta de cuatro pasos, que os voy a detallar a continuación, pero antes de nada, repasemos los ingredientes para asegurarnos que no nos falte nada.

¿Qué necesitamos?

  • Azúcar moreno de caña
  • Canela en rama o bien canela molida
  • Anís estrellado
  • Aceite de almendras
  • Un cuenco grande donde poder sumergir nuestras manos
  • Unas gotas de aceite esencial (al gusto) aunque recomendamos cítricos (limón, naranja etc.)
  • Sal marina
  • Fango negro antirreumático
  • Aceite de Rosa mosqueta o en su defecto el propio aceite de almendras.

 

Cuidarnos las manos paso a paso

1 Exfoliación

Muy bien, en primer lugar vamos a exfoliarnos las manos. Este paso es muy necesario ya que así eliminamos las células muertas y preparamos la piel para que absorba mejor los productos que vamos a aplicar a continuación. En este caso la exfoliación la vamos a realizar con productos fáciles de conseguir y vamos a darle un toque dulzón y navideño, delicioso para esta época del año.

Por lo tanto, mezclamos el azúcar de caña con con aceite de almendras hasta formar una pasta. Comenzamos con la exfoliación, primero restregamos nuestras palmas, luego el dorso y luego dedo por dedo. Para finalizar también podemos frotar nuestros brazos y exfoliar los codos.

2 Baño de esencias

Una vez hayamos retirado la exfoliante con agua caliente y nos hayamos secado con una toalla suave, poco a poco introduciremos nuestras manos en un cuenco con agua templada. A este agua, previamente, le añadiremos unas gotas de esencia de naranja y sal marina (que será la encargada de fortalecer nuestras uñas), cuatro ramitas de canela y un puñadito de anís estrellado (que contiene propiedades antiinflamatorias . Bastará con unos minutos. Después retiramos el cuenco y secamos de nuevo nuestras manos con cuidado.

 

3 La envoltura en fango negro

Esta es la parte fundamental del tratamiento. Este tipo de fango, debido a sus componentes, es un gran aliado de las molestias causadas por reuma, artritis, inflamaciones o antiguas lesiones que se resienten por la bajada de las temperaturas. Por ello, es ideal para esta época del año. Por lo tanto, calentamos el fango negro hasta que adquiera una temperatura cálida y agradable y después lo aplicamos en nuestras manos con mimo y dedicación, incidiendo especialmente en aquellas zonas más resentidas o donde tengamos alguna molestia, ya sea articular o muscular. Ojo: no aplicar barro negro debajo de las uñas o a su alrededor porque pueden quedar restos costosos de quitar y muy antiestéticos. De nuevo, si lo deseamos, podemos subir por los antebrazos hasta la altura del codo. Una vez cubierta toda la zona, dejamos reposar el barro sobre nuestra piel unos diez minutos. Cuando haya pasado el tiempo, enjuagamos nuestras manos con agua templada y jabón neutro y vamos retirando el fango poco a poco sin frotar demasiado la piel.

 

4 Cuando hayamos retirado todo el fango, secamos con cuidado nuestra piel y nos aplicamos unas gotas de aceite de rosa mosqueta, por sus propiedades regenerantes y cicatrizantes es ideal para este tipo de tratamiento.

Y nada más, espero que lo disfrutéis y que os animéis a recomendarlo a todo aquel que se dedique a este maravillo sector. A todos aquellos masajistas y esteticistas que necesitan cuidarse un poco más y que, como nosotros, adoran su profesión.

Un saludo desde la EUESPA, y ya sabéis, para cuidar a los demás, primero debemos cuidarnos nosotros mismos.

Exfoliante casera

Anterior:

La mejor exfoliante casera (parte II)

Portadageotermal

Siguiente:

Masaje Facial Geotermal

También te puede interesar

Escribe un nuevo comentario