Breve historia de la Reflexología podal

26 noviembre de 2013 por

La Reflexología podal inicia su recorrido en la historia de la salud en el año 1913. W.H Fitzgerald, médico otorrinolaringólogo y posteriormente otros autores, desarrollaron la Reflexología podal.

Mientras practicaba exploraciones e intervenciones a sus pacientes, observó que aquellos que presionaban con fuerza las yemas de los dedos contra los cantos situados debajo de los sillones de operación, soportaban mejor el dolor.

La gran aportación del Dr. Fitzgerald a la reflejoterapia reside precisamente en haber estudiado y analizado, en profundidad, la influencia de las presiones ejercidas en determinados puntos del organismo ante ciertos estados dolorosos.

Llegó a la conclusión de que podía considerarse al cuerpo humano, como dividido en diez zonas longitudinales, que partiendo de cada uno de los dedos de los pies y de las manos, iban a terminar en la bóveda del cráneo.

Estas líneas imaginarias, no sólo recorrían la superficie corporal, sino que abarcaban también aquellas partes de órganos, vísceras y otras estructuras anatómicas que atravesaban por encima.

Sólo manipulando ciertos puntos localizados en una zona se podía influir en ella, o mejor dicho, en los órganos cruzados en ella. Fitzgerald comenzó sus estudios en 1913 y en 1917 publicó un primer estudio titulado Zone Therapie.

La Terapia Zonal tuvo tanto éxito que ya en los felices años veinte llegó a ser, junto al masaje, el método manual más reconocido y utilizado. Otros autores comenzaron a estudiar esta técnica.

El Dr. Bond Bressler fue quien expuso por primera vez un tratado sobre las zonas reflejas de los pies, destacando que era en esta zona donde más claramente se hallaban los reflejos. Con E. Ingham es cuando realmente la Reflejoterapia podal alcanza su cumbre, especialmente en Estados Unidos.
Hoy en día, la técnica se ha extendido a casi todos los países y se practica en casi todos los balnearios y spas del mundo. En Europa es practicada mayoritariamente por terapeutas, mientras que en el resto del mundo, sobre todo en Estados Unidos, se concibe más como un remedio casero que se aplica con cariño y esmero a familiares y amigos.

 

 

la foto 1

Anterior:

Masaje con pindas

Masaje con antebrazos

Siguiente:

El masaje antiestrés

También te puede interesar